Devolverá perros maltratados a dueño de criadero clandestino

Por Tania Aguayo

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México entregará 23 perros Golden Retriever sobrevivientes a maltrato y explotación al dueño del criadero clandestino del que fueron rescatados hace más de 3 años en la alcaldía Iztapalapa de la Ciudad de México.

En el operativo, realizado el 22 de agosto de 2017, se rescataron un total de 38 perros de raza Golden Retriever, incluidos 6 cachorros, que estaban hacinados, desnutridos, deshidratados, enfermos y en condiciones insalubres, pues el predio donde los tenían estaba lleno de basura. De los 38 perros, 33 eran hembras y 5 machos. Actualmente sólo sobreviven 23.

Javier Fernando Gómez Segura, el dueño del criadero, fue puesto a disposición de las autoridades, acusado del delito maltrato animal. Pero en febrero del 2018 logró llegar a un acuerdo reparatorio con la Fiscalía General de Ciudad de México y la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT).

Tras un pago de 21 mil pesos por parte del acusado, ambas dependencias se dieron por satisfechas e incluso accedieron a la devolución de los perros.

“En justa razón no se debería devolver a un ser vivo a la persona que lo maltrata”, comentó a Latinus Gustavo Aquino, representante legal de la Fundación Ángeles Caídos, dedicada a rescatar animales maltratados y que se ha hecho cargo de todos de los canes encontrados en el criadero.

El abogado explicó que se presentó un amparo para tratar de impedir que los perros regresaran a manos de Gómez Segura, pero tras pelear en todas las instancias posibles, no procedió y la Fiscalía capitalina programó la entrega de los Golden Retriever para este viernes 2 de octubre

“Pediríamos a las autoridades que sigan velando por estos animales que vamos a entregar. Por estos Golden Retrievers que son seres ‘sintientes’ que deben ser protegidos. Deberían vigilar que no haya nuevos hechos de maltrato”, señaló.

El principal temor es que Javier Fernado Gómez siga con la explotación de perros para su venta, pues en el propio acuerdo reparatorio, reconoció que su principal actividad es la crianza. Incluso aparece varias veces en las listas de concurso de la Federación Canófila Mexicana como propietario de perros de distintas razas.

Quince perros no sobrevivieron

De los 38 Golden Retrievers rescatados, sólo quedan vivos 23. Los seis cachorros encontrados en una jaula murieron en días posteriores al operativo, debido a las enfermedades infecciosas que adquirieron por las condiciones de insalubridad y hacinamiento en que los tenían. Los perros adultos, además de infecciones, presentaron signos de desnutrición y deshidratación, y uno tenía una fractura en una de sus patas.

Durante los tres años que duró el proceso legal fallecieron 9 perros más. En su mayoría eran hembras que tenían cáncer y otras enfermedades derivadas de la cruza indiscriminada a la que fueron sometidas.

Deja tu comentario: